El tren maya es parte de un debate cruento, los opositores y defensores de esta magna obra muestran cada uno sus argumentos, ¿qué tan válidos son? Cada uno explica el por qué de su posición, pero de conseguirse ¿será la victoria de AMLO y la derrota de los mayas? Y si no se consigue, ¿será la victoria de los mayas? Aquí te presentamos una breve información de lo que debes saber sobre el tema.

¿Qué es el tren maya?

Tal vez ya conozcas un poco del tema, pero en caso contrario, te explicaremos brevemente. El tren maya no es algo nuevo ni novedoso. Para empezar se estarían utilizando las vías ferroviarias de la época del porfiriato y que se fueron modernizando con el tiempo. Tampoco es una infraestructura planeada por el actual gobierno de Andrés Manuel López Obrador, pues los gobiernos anteriores también estuvieron interesados en realizarlo.

Así, se le ha llamado tren maya a una red ferroviaria que atraviesa una gran parte del antiguo territorio del Mayab (que así le llaman los mayas) o bien de la península que forman los estados de Yucatán, Campeche, Quintana Roo y Tabasco, en donde los territorios de los actuales pueblos mayas están asentados. 

Imagen tren maya amlo mexico
Tren pretende pasar por la zona maya

Los antiguos gobiernos federales y estatales también intentaron que el tren funcionara, crear y poner en funcionamiento una megaobra que uniera la zona sur de México con centroamérica para crear zonas industriales y corredores turísticos, además de permitir la aceleración de los tiempos de transportación de materiales y mercancías. Con los diferentes megaproyectos que han retomado el tren con distintos objetivos, se decía para justificarlo, que era para generar más empleos, tanto para las personas que participarían de las obras, como de los que posteriormente vivirían del comercio, el turismo y los servicios.

El conflicto inició cuando una gran parte de los pueblos mayas se negaron a vender sus tierras o ceder algún tipo de derechos, por lo que han pasado años denunciado las malas prácticas, amenazas o presiones para que el proyecto se realice. Las consultas a los pueblos, que deben ser obligatorias por el convenio 169 de la OIT han sido alteradas, por lo tanto, preguntarnos ¿cuál es la finalidad del tren maya? o, incluso, ¿por qué el tren maya no es viable?, es responder de acuerdo con la postura política y social de cada uno.

¿La obra de un presidente?

En el actual gobierno del presidente López Obrador se ha puesto esta megaobra como un aspecto esencial de los proyectos del Estado, y no es para menos, pues hay mucha inversión de por medio. 

La finalidad del tren es la construcción de corredores industriales en el que se le dé trabajo a una parte de la población mexicana, sobre todo la que habita en el sur del país, pero también es visto como un contenedor de la migración centroamericana a Estados Unidos, pues se espera que parte de estas olas migratorias se queden a trabajar en las diferentes industrias. 

Por otro lado, el mismo tren se ha visto como una fuente de modernización. El tren contará con vagones muy lujosos para turistas, aunque AMLO ha señalado que será para todos los bolsillos, por lo que los pasajeros, sin importar su condición económica, podrían viajar por toda la Riviera Maya. Algo que se ha puesto en duda al conocer las características que tendrán los vagones, como restaurante y habitaciones.

Imagen del logo del tren maya - López Obrador

El mismo presidente de la república ha realizado la supervisión del avance, si bien el día que inauguró el primer tramo, las condiciones del tren como de la estación no eran las más idóneas, ya que se notaba que sólo estaban reutilizando los que existían; sus partidarios han señalado que sólo era una presentación.

Ahora bien, si te preguntas ¿cuáles son los 5 tramos del tren Maya?, entonces aquí te las presentamos. El tramo 1, consiste de 228 kilómetros, y es del consorcio Mota-Engil México en convenio con China; el Tramo 2, es de 235 kilómetros y fue entregado a la Operadora Carso de Carlos Slim; el Tramo 3, es de 172 kilómetros y es de los consorcios integrados por Construcciones Urales, Gami Ingeniería e Instalaciones y Azvi S.A.U.; mientras que el Tramo 4, de 257 kilómetros, fue dado a la constructora mexicana ICA; y el Tramo 5, de 135 kilómetros, es para el Fondo de Inversión BlackRock.

También están los tramos 6 y 7 menos conocidos pero igual de importantes, de 510 kilómetros que fueron entregados a la SEDENA. Cabe señalar que los pueblos mayas tienen un amparo sobre los tramos tres y cuatro. Pero lo que no podemos dejar pasar son las inversiones extranjeras y nacionales que esperan ver sus intereses económicos multiplicados.

El “tren malla” o “no maya”

Por otra parte está la postura de los mayas, pues una buena parte de los pueblos están en contra de lo que ellos indican es un despojo de su territorio. Así han llamado a este tren, el tren maLLa o el tren “no maya”, pues han señalado que han usurpado su nombre para un proyecto que no es suyo. Cabe indicar que las luchas contra este tren no iniciaron con el actual gobierno de AMLO, sino que tienen varias décadas. 

Todos admiramos la antigua cultura maya, por sus impresionantes conocimientos astronómicos y medicinales, sin embargo, olvidamos con mucha frecuencia que los descendientes de esa gran cultura siguen vivos y que desean mantener su cultura, sobre todo, que son nuestros conciudadanos y que tiene derecho a defender su territorio y su casa.

Los mayas han denunciado con justa razón que han usurpado su nombre y que bajo la nominación de “maya” han explotado su cultura. Así, por ejemplo está la Riviera Maya, los parques temáticos, los viajes a las pirámides, incluso productos que se comercializan como si fuera de ellos, mientras que los beneficios llegan a los grandes empresarios pero no a los pueblos. 

Por ello, es válida la pregunta, ¿Los mayas tienen el respeto de la sociedad mexicana? La cultura maya sigue viva es algo que debemos aceptar y, como tal, merece el respeto a su cultura, su lengua y su territorio. 

La Asamblea de Defensores del Territorio Maya Múuch’ Xíinbal reúne a varios comunidades mayas que luchan por su derecho a decidir sobre sus territorios milenarios. Desde líderes sociales a personas en el anonimato han alzado la voz para que el tren no-maya se edifique, defendiendo la vida. 

Sabemos que diferentes grupos de especialistas han señalado la falta de viabilidad, en diferentes aspectos, uno de ellos es el ecológico, pues destruiría una buena parte de la selva, pero también debemos considerar las voces de los mayas como parte de esas voces especialistas, pues ellos han habitado estas tierras desde hace miles de años.

¿Tú qué opinas?

No es fácil resolver el asunto, porque tenemos que admitir de principio que podemos no tener la razón, que incluso mucho de lo que creemos conocer no es cierto, que hay que tirar prejuicios y que en medio de este proyecto hay diferentes intereses e injusticias que hay que atender, porque, por un lado entendemos que se requieren los empleos que una mega obra así puede generar, pero también que no podemos despojar a los indígenas de lo que les pertenece, por ello, se deben buscar soluciones acorde con los retos actuales de la política. 

Samuel Rojas
Samuel Rojas

Politólogo de corazón. Rockero urbano. Un pinche rebelde y vago pobre. Amante de México y su historia. Latinoamericanistas por vocación.