Esta es la segunda parte del artículo del racismo que México niega contra los indígenas en el que se explica los tipos de racismos contra los pueblos.

Imagen racismo a pueblos indigenas

Recordemos que estábamos hablando del racismo en contra de los indígenas, cómo se les ha negado sus derechos. Si bien, los pueblos han luchado contra los estigmas que los han perseguido por ser los naturales de estas tierras, siguen manifestándose las discriminaciones.

Para continuar, hay que comprender que existen dos tipos de racismos muy claros en contra de este sector. Uno que se da contra los pueblos indígenas, que responde a los procesos de dominación que desean despojarlos de sus territorios y quiere mestizarlos, que por lo tanto siguen los proyectos indigenistas del Estado. Y el otro, que se da de manera individual.

Racismo en lo cultural

El racismo a los pueblos se basa en aspectos sociohistóricos, como en el caso individual, pues las formas negativas de ver a los indígenas se basaron en aspectos colectivos. Recuerda que el racismo tiene una visión negativa sobre toda una población, sin que sean reales; son construcciones que hemos establecido por meros prejuicios.

Por lo que antes de comprender los motivos culturales de una población, suponemos que viven en el “atraso” sin imaginar que tienen otras razones para hacer lo que hacen. Por ejemplo, cuando decimos que los indígenas no tienen arte, sino artesanías, declarando que sus prácticas son inferiores.

Al señalar que existe una “alta cultura” o una “verdadera cultura” estamos diciendo que hay manifestaciones que no tienen un grado de sofisticación alta, por lo que hay una cultura menor o una cultura popular, así esto último se ve como inferior y se alaba a la primera. Por razones que tienen que ver con la colonización en América se tiende a ver todo lo producido en Europa (y por los blancos) como lo mejor. Así aspiramos a esta estética, pues pensamos que es superior, sin valorar lo que las culturas indígenas han creado.

¿Te parece curioso que muchos investigadores europeos o de países anglosajones sean los que mejor se dedican a investigar a las culturas originarias o indígenas? Esto se debe a varias situaciones.

Imagen Plagio blusa mixe racismo
Plagio de un diseño de la blusa mixe

Desde que los europeos llegaron a América se han dedicado al estudio de las poblaciones originarias, y han ido entendiendo lo complejo que han sido estas civilizaciones, aunque lo han hecho para poder dominar mejor estas tierras. Nosotros pensamos que es porque ellos saben “valorar mejor” nuestra riqueza cultural, otra vez, porque pensamos que son más inteligentes, pero no es así. A nosotros nos han enseñado a despreciar todo lo indígena mientras nos enseñan a admirar lo producido por Europa. Por eso, nosotros preferimos todo lo que venga de los extranjeros antes de valorar lo propio.

En los últimos años los pueblos indígenas se han quejado del robo del diseño a su indumentaria. Los diseñadores replican los bordados y los venden a alto costo, a veces compran las prendas a las mismas personas de los pueblos para revenderlos tres veces más caro. Y ¿qué pasa con esto? Pues que, nuevamente, la gente prefiere comprarle a estos revendedores y no a los pueblos, pues piensan que llevar ropa con una etiqueta es mejor que ponerse una ropa confeccionada por gente del pueblo. Además, mucha gente que altera el diseño de los bordados indígenas ni siquiera entiende que está alterando una parte sustancial de la cultura originaria, pues desconoce lo que significa.

Hay otras actividades similares que también son mal vistas en los propios indígenas mientras se avala que un extranjero o una persona mestiza la haga. Los escritores indígenas que escriben en su lengua materna son minimizados ante la literatura escrita en español, o los pintores a quienes no se les da un espacio, o los músicos de banda que no son vistos con igual importancia que otros géneros. ¿Has visto cómo se prefiere invitara a hablar a algún especialista sobre los indígenas antes que a un integrante de la comunidad para hablar sobre cualquier tema?

También vitoreamos al extranjero o mestizo que aprende a hablar una lengua indígena antes que a una persona zapoteca que habla su lengua por herencia. Cuando las personas indígenas hablan en español nos burlamos de ellas, aun cuando es su segunda lengua, pero al extranjero que habla español con acento, le damos una palmada y lo disculpamos.

Lo que hacemos en el fondo es expresar nuestro racismo a los pueblos indígenas, a los que después de quinientos años seguimos sin comprender y menos establecer un diálogo de igual a igual.

Indio vivo e indio muerto

Aceptamos lo indígena por su valor histórico pero no a las poblaciones que actualmente luchan por su cultura y territorio. Es decir, preferimos al indio muerto antes que al vivo, porque al indio vivo lo calificamos de “atrasado”.

Aceptamos ir a ver las prácticas y expresiones indígenas en un museo, en una presentación sobre culturas o en una feria de los pueblos, incluso nos gusta ir a los pueblos para disfrutar la naturaleza, rentar una cabañita, para que nos sirvan mientras estamos de vacaciones, pero somos intolerantes con lo que ellos quieren o esperan de nosotros.

Al indio lo queremos muerto para orgullecernos de nuestras “raíces” sin ser capaces de aceptar que no son nuestro pasado, sino el presente, independientemente de lo que nosotros deseamos. Lo podemos constatar en todas las veces en que justificamos que ellos sean los que cedan para que nosotros podamos vivir con comodidades, sin importarnos que les quiten el agua y las tierras, o que sean los sirvientes de las casas, los obreros mal pagados o los campesinos a los que les compramos a precios ridículos.

Imagen Comentario racista político contra indígenas
Asesor político en México rechazando que los mayas puedan decidir sobre su territorio

Todas estas prácticas desalentadoras son las que nos indican que estamos siendo racistas contra los pueblos. Cuando no escuchamos lo que ellos nos quieren decir. Hablamos del Tren Maya, sin escuchar a los pueblos mayenses, o del Corredor interoceánico sin atender las demandas de zapotecos y mixes, o de los parques industriales e hidroeléctricas que atraviesan los pueblos nahuas.

Las lógicas actuales del racismo se sostienen por la explotación a grupos étnicos que casi siempre están empobrecidos, así como el exterminio para obtener los recursos naturales de sus territorios cuando no ceden a venderlos por precios muy bajos. Este racismo sigue manteniendo la supremacía de los grupos en el poder, la exclusión de los grupos étnicos, la discriminación social, el genocidio o exterminio de pueblos, ya sea de manera oficial o velada.

El Estado es responsable de muchas de estas prácticas, pues lejos de atender las demandas de todos los sectores de la población, se concentra en atender sólo los intereses de las grandes empresas, sin importarle el asesinato y despojo contra los pueblos indígenas.

El Estado también organiza eventos “indígenas” para el espectáculo pero que no responden muchas veces a la generación de respeto a los pueblos. Pues nuevamente lo hace a partir de una visión en el que las personas alejadas de las comunidades son quienes las organizan, haciendo que el espectáculo se concentre en las personas que lo pueden consumir, ni siquiera en toda la población, sólo en quienes pueden comprar su boleto.

Los pueblos indígenas tienen cultura y ciencia

Para ir en contra del racismo a los pueblos es necesario comprender el valor de su cultura y entender sus conocimientos, para ello, debemos hacer un esfuerzo de nuestra parte. No es fácil porque ellos tienen una cultura y lengua diferente, pero lo mismo lo europeos y no los veo poniendo pretextos.

Los conocimientos de los pueblos indígenas tienen que ser revalorados, sin retórica. Para ello, antes de juzgar sus prácticas, intenta entenderlas.

La medicina tradicional no es superchería. Ha tenido siglos de perfeccionamiento al igual que la ciencia de la salud en Occidente, sólo que con diferentes métodos. Existen charlatanes igual que en las culturas mestizas de América o en Europa, por ello, hay que aprender a identificar a los sabios reconocidos por los mismos pueblos. Los conocimientos verificados en los pueblos son avalados por la comunidad. Una persona que no está avalada por la comunidad como partera o curandero con seguridad no ha heredado los conocimientos de prácticas milenarias.

Muchos de los avances científicos han surgido de los conocimientos de la medicina tradicional, excepto que no han sido reconocidos. Es parte del extractivismo cultural de los académicos. Así como a los indígenas se les despoja del territorio y de las riquezas naturales que existen en sus territorios sin darles nada a cambio, se les despoja de los conocimientos sin darles el crédito.

En muchas investigaciones históricas, lingüísticas, antropológicas y científicas los indígenas figuran como informantes, sin darles el respeto que se merecen como productores de los conocimientos. Creemos de este modo que los pueblos sirven para ser estudiados, sin verlos como interlocutores y creadores de conocimientos que han ayudado a la humanidad. Incluso, ante el cambio climático los vemos como parte del atraso, cuando son quienes mejor han sabido armonizar entre la tecnología y la naturaleza.

Los indígenas también tienen ciencia, filosofía, literatura, medicina, historia y arte, los que debemos aprender a valorarla somos nosotros y evitar el racismo contra los pueblos.

Imagen Pueblos indígenas

Samuel Rojas
Samuel Rojas

Politólogo de corazón. Rockero urbano. Un pinche rebelde y vago pobre. Amante de México y su historia. Latinoamericanistas por vocación.