¿Has visto anuncios sobre departamentos INVI? ¿Deseas un crédito del INVI y no sabes cómo? Te explicamos todo lo que debes saber para evitar caer en un fraude y conocer de qué manera obtenerlo.

Imagen Créditos INVI

Esta investigación la hemos llevado durante mucho tiempo, en la pandemia igual seguimos investigando y descubrimos lo que está en el fondo de los créditos del Instituto de Vivienda (INVI) de la Ciudad de México.

Lo primero que debes saber es que no es nada fácil obtenerlo, como todo en el país, los trámites burocráticos merecen que les tengan mucha paciencia. Así que primero debes tener tiempo y disposición.

Después, debes considerar que hay varias formas de conseguirlo, pero que tienes que tener cuidado porque hay muchos fraudes. No todas las asociaciones que luchan por una vivienda son defraudadoras, ni tampoco puedes confiar en las inmobiliarias que dicen tramitar el papeleo ante el INVI. 

Crédito ante el Instituto de Vivienda

Como ya te dijimos, solicitar un crédito no es fácil. Así que dividiremos este apartado en dos: en lo que dice el INVI y en lo que no te dice, pero debes saber.

Lo que el INVI dice 

Imagen INVI créditos pandemia

es que debes ser habitante de esta ciudad, mayor de 18 años, no ser propietario de algún inmueble, tener un ingreso máximo de 5 salarios o en conjunto (con familiares) no mayor a 8 veces el salario mínimo, además de ser menor de 64 años, en caso contrario deberás tener un deudor solidario, es decir, alguien que te ayude a pagar el crédito.

También indica que este programa está dirigido, prioritariamente, a la población de bajos recursos económicos y condición de vulnerabilidad (indígenas, adultos mayores, madres solteras, mujeres jefas de familia y personas con discapacidad) y que todos los trámites son gratuitos.

Después de reunir los requisitos te piden varios documentos para tu expediente, nada del otro mundo (acta de nacimiento, curp, acta de matrimonio, etc.), algunos documentos tienen costo como el Certificado de No propiedad. Además te irá pidiendo otros documentos que también tienen costo, pero esto, sólo cuando te asignen una vivienda. Aunado a esto, debes tener un ahorro, de acuerdo al estudio socioeconómico que te realizan, puede ir de 10 a 20 mil pesos. Así que en total, debes desembolsar, con los trámites, más o menos de 15 a 25 mil pesos para obtener una vivienda.

Los trámites se hacen en su dirección ubicada en Canela No. 660, primer piso, colonia Granjas México, delegación Iztacalco, C.P.08400. 

Lo que el INVI no te dice

ahora bien eso es la información oficial, pero bien sabemos que nada es como nos lo describen, las cosas siempre son de otra manera en la realidad.

Bueno, pues primero debes ir a las oficinas del Instituto a solicitar información, para que la persona que está en ventanilla te diga que no hay espacio, que ni lo intentes. Después sigues insistiendo y te dicen que vas a tardar muchos años. En nuestro caso no nos desanimamos y seguimos insistiendo pero decían lo mismo. Hasta que la Sra. Alma se apiadó de nosotros y nos dijo que debemos preguntar por: ¿cuándo son las juntas de información?

Eso hicimos. La Sra. Alma ya tenía 4 años en lista de espera. La junta, nos dijieron, sería la siguiente semana. Así que acudimos, nos pidieron nuestros datos y, por fin, nos pusieron en lista de espera. Pasaron las semanas, regresamos a preguntar… y bueno, hay que esperar como de 8 a 15 años en lista. No es broma. Hay gente con diferentes tiempos en espera, algunos de meses, otros de más de 10 años, quien consigue departamento antes de ese tiempo es porque tuvo mucha suerte. Por cierto, el ahorro lo puedes ir haciendo poco a poco, conforme estás en la lista de espera, pero debes primero ser anotado.

No confíes en las inmobiliarias

Seguramente has visto anuncios en inmobiliarias que dicen que venden departamentos con créditos INVI. Ten mucho cuidado. Estos anuncios nacieron, porque los vivales se dieron cuenta que había organizaciones construyendo edificios, entonces, sólo van, toman fotografías y las hacen pasar como parte de su catálogo. 

El INVI alertó hace poco de los fraudes inmobiliarios. Considera que el Instituto tiene una lista en la que tiene a las asociaciones acreditadas que pueden construir con apoyo económico del INVI. Aquí una lista de las asociaciones aceptadas por el INVI, y acá una lista de organizaciones suspendidas. Recuerda siempre investigar muy bien, antes de entregar tu dinero. 

Si te dicen que el edificio apenas se va a construir y que debes esperar varios años, comienza a dudar, pues pretenden copiar a las asociaciones, en realidad las constructoras tienen otros tipos de créditos, como los del INFONAVIT, FOVISSSTE y bancarios, no del INVI, porque el Instituto se dirige a ciertos sectores de la población que justamente no pueden comprobar ingresos o no tienen estas prestaciones sociales. El INVI trabaja con asociaciones que han sido acreditadas, no con inmobiliarias.

Las inmobiliarias no tienen créditos INVI
INVI alerta

Asociaciones acreditadas por el INVI

Muchas de estas viviendas organizadas y construidas a partir de las asociaciones son las que el INVI da a sus afiliados.

El INVI no construye casas, repetimos, NO construye casas. Cada que una asociación construye un conjunto de departamentos, debe dar una cuota de viviendas al Instituto, las que a su vez reparte entre la gente que está esperando en la lista del Instituto. Por eso, tardas mucho en que te asignen una casa. 

Ahora bien, ¿cómo funcionan las asociaciones? Si estás pensando en unirte a alguna organización en lucha social por la vivienda, debes saber varias cosas, para evitar caer en el fraude y para tener mucha paciencia.

Lo que debes saber

Una asociación te va a pedir dos tipos de cuota. La primera es pequeña y es por ser parte de la organización, nosotros vimos que van de los 50 a los 100 pesos al mes, dependiendo de la asociación. Debes participar en las marchas y manifestaciones, porque debes estar dispuesto a luchar por tu casa en compañía de los que serán tus vecinos, es decir, funciona como un colectivo. 

Imagen INVI organizaciones

La segunda cuota, es más bien una aportación para tu vivienda. El INVI no va a cubrir todos los gastos, repetimos, NO va a cubrir el total de la vivienda. Así que tú debes tener un ahorro de 50 mil, 100 mil, 250 mil o incluso de 300 mil, dependiendo del costo total de la vivienda. Tú debes de dar entre el 30 al 50 % del total del costo de la casa, el INVI pondrá el resto. Por ello, debes elegir qué asociación te conviene, de acuerdo a cuánto costará tu casa. Hay para varios bolsillos.

Aquí cuenta, como si ya estuvieras comprando tu casa: cuál será la ubicación del edificio, cuántos vecinos serán, con qué servicios contará, etcétera. Por ello, varían los precios. Un edificio en una zona poco demandada, de 52m2, sin elevador, y con varios vecinos será más económico que un edificio en el centro de una delegación, con centros comerciales, de 64m2 con elevador y estacionamiento o acabados de lujo.

También tienes que tener tiempo, o un familiar dispuesto para ir a las juntas y manifestaciones porque cuentan como puntos. Muchas familias se han hecho de un patrimonio de esta manera. Incluso muchos edificios de la ciudad están edificados bajo este esquema.

Por cierto el tiempo de espera varía, en promedio deberían entregar tu casa entre 2 a 5 años, algunas pueden tardar más, porque depende de que los agremiados tengan el total de su aportación.  Ahora te presentamos dos casos para que puedas comprender cómo funcionan las asociaciones.

Primer caso: cuidado con los fraudes

El Sr. Pedro y la Sra. Margarita, sus nombres fueron cambiados porque nos proporcionaron datos muy precisos, son padres de dos jóvenes. El Sr. Pedro es electricista y Margarita trabaja en una maquila, sin embargo, durante más de 20 años no han podido hacerse de una casa, pues aunque lo intentaron todo, ni los puntos de INFONAVIT ni los ahorros fueron suficientes, y un crédito bancario era imposible. Así que cuando les dijeron de una asociación en Iztapalapa que pedía “poco” dinero, no lo dudaron y se unieron.

Imagen INVI - ONPP

Fue a la junta de información en el predio que se supone era para construir el edificio. Ahí sólo había una casa pequeña que servía para hacer las reuniones.  Cada quince días el Señor Pedro acudía al predio ubicado en la calle España, en donde el Arquitecto, líder de la organización, que decía ser la ONPP, les decía que estaban avanzando. En cada reunión debía dar una cuota de 80 pesos, más su aportación de vivienda.

Al principio le dijeron que sólo debía tener 20 mil pesos por excedente de obra, pues el INVI no cubría este excedente. Después, con los años fue aumentando y no veía avance en el predio. Señala que parte de ser integrante era acudir a las marchas a los que los enviaban, porque el líder nunca iba. Limpiar el predio, cooperar con comidas para otras organizaciones, hacen paros indefinidos y más cosas por el estilo. 

Imagen ONPP Fraude
El Sr. Pedro mostró sus documentos

Cuando pidió una fecha de entrega, la señora que era la mano derecha del arquitecto, le dijo que debía esperar. Estuvo en la asociación más de cinco años sin que viera construir el edificio, tampoco que hubiera otros predios. Cuando pidió su dinero de vuelta, no se lo querían dar. Tardó más de un año en que le regresaran la mayor parte de su dinero, pero le quedaron a deber seis mil pesos. El Señor Pedro fue amenazado por la esposa del arquitecto quien era diputada del Partido del Trabajo y que luego se cambió al partido de Morena, por lo que desistió de seguir peleando por su dinero.

En Boletín sin Censura descubrimos que el predio que nos comentó el señor Pedro había sido despojado a sus verdaderos dueños, que el arquitecto y su esposa habían sido denunciados por otras personas por amenazas y que existían otras personas defraudadas sin que el gobierno hubiera procedido en su contra.

Así que antes de integrarte a una asociación debes de investigar qué se sabe sobre la organización, quiénes son sus líderes, si a alguien le han devuelto su dinero y si, anteriormente, han entregado predios.

Segundo caso: no es barato

La Señora Luisa tiene un caso diferente. Ella es madre soltera de una niña de 12 años, acaba de obtener su departamento con una organización. Durante muchos años vivió con sus padres, pero tenía la inquietud de darle un patrimonio a su hija. Así que acudió con una compañera de trabajo a una junta informativa.

Las juntas eran en Azcapotzalco, con la organización de la Asamblea de Barrios, la de bandera blanca, porque dice que son varias. A su amiga se la habían recomendado. Al principio sólo dio la cuota mensual de 50 pesos sin arriesgar su dinero por miedo a que no se lo devolvieran. Comenzó a preguntar en las juntas a otros compañeros sobre sus experiencias, pero pocos comentaban al respecto.

Al año de estar en la asociación fueron invitados a la inauguración de un edificio, fue ahí cuando se animó más, porque duró meses sin dar dinero para su casa, yendo de vez en cuando. Así esperó un año más para juntar sus puntos y anotarse para el siguiente predio disponible. En cada predio que se compra se decide quiénes serán los vecinos que la habitarán. Le explicaron que, la aportación para su casa debía hacerse en tres partes diferentes. La primera para comprar su terreno, la segunda para el costo de la construcción y la tercera para los acabados. 

La señora Luisa dice que sí es seguro que te den tu departamento, pero que no es barato. Ella tuvo que juntar mucho dinero y se salió del primer predio elegido porque no reunió la cantidad solicitada, pero después se anotó en otro que “fue el mero mero”. Tardó en total 5 años en que le entregaran (tres después de estar anotada en su predio).

Dijo que hubo varias situaciones que la hicieron confiar. Primero que ellos compraban su terreno, no se lo apropiaban como sucedía con otras organizaciones. Después, que durante los años que estuvo en la organización, vio cómo entregaban varios edificios con todos los servicios. Además de que su amiga, cuando tuvo que salirse, porque su padre se había enfermado y necesitaba una operación urgente, la organización le extendió su cheque en el momento en que lo solicitó y lo cobró sin ningún problema (su amiga se volvió a anotar después):

“lo único que no te devuelven son las cuotas mensuales de 50 pesos, porque eso es para los que trabajan ahí, los que llevan los papeles y eso”, señaló. Todo esto hizo que confiara.

Al preguntarle sobre cuánto dinero aportó, primero se sintió incómoda. Después explicó: 

“mira no es que no quiera decir, es que nunca sabes… primero para mi terreno me pidieron 80 mil (primero pagas tu predio), luego para el excedente de obra ahí di más, fueron 130 mil pesos, pero hay diferentes aportaciones porque puedes elegir departamentos de 52 m2, pero yo pedí el grandecito, de 64m2, creo que a los otros les pidieron 80 o 85 algo así.

Después debes pagar los trámites y al INVI, de trámites son como 1500 pesos mientras al INVI son 12 mil pesos (directamente al Instituto). De ahí vienen los acabados para los espacios comunes y el elevador, ahí fueron 35 mil… yo no pedí estacionamiento porque eso cuesta 50 mil más, y ya luego vienen los contratos de agua, luz y gas, esas cosas para poder habitar tu vivienda… pero se siente bonito cuando por fin te dan tus llaves”.

Imagen Entrega departamentos INVI

Por lo que la Sra. Luisa terminó dando un total de 245 mil más los gastos de trámites. También nos mencionó que hay personas que pueden obtener una vivienda en menos tiempo, un año y medio, si tienen los ahorros suficientes. 

Así que si quieres optar por esta alternativa, ya sabes que debes absorber muchos gatos.

La Sra. Luisa nos comentó que también intentó, directamente, con el INVI pero que sólo fue una pérdida de tiempo. Nos mencionó que la mitad del costo del departamento lo absorbió ella y la otra mitad el INVI, por lo que debe pagar al Instituto en los próximos años, pero que es una cuota accesible, tan sólo de $ 1,050 al mes, mucho menos de lo que daría por un crédito bancario, así que para ella, fue una buena opción.  

Tú decides

Recuerda que para unirte a una asociación tú debes juntar una aportación de la mitad del costo total del departamento. Así que si tu vivienda va a costar 500 mil pesos, tú debes aportar la mitad, el INVI pondrá la otra mitad. Es por eso, que muchos dejan las asociaciones, son ahorros muy elevados para quienes tienen un salario mínimo y además pagan renta. Ahora si quieres ir al INVI que te pedirá menos dinero (15 a 25 mil) tendrás que estar en una lista de espera de varios años. Para cualquier caso, los requisitos del INVI que te presentamos al inicio, deben cumplirse. Esperamos que esta información te sea útil para decidir.

Tener un crédito INVI tiene sus ventajas, como pagos mensuales acorde a lo que ganas y campañas para que puedas pagar lo antes posible.

Considera que el promedio del precio de un departamento en la Ciudad de México es de un millón de pesos, y que hay diferentes créditos para comprarlos INFONAVIT, FOVISSSTE, bancarios e INVI y que debes pensar muy bien en cada una de estas opciones antes de decidir.

Imagen INVI 2021

*Agradecemos a todas las personas que nos brindaron sus experiencias y nos compartieron información para realizar esta investigación.

Rolando Calles
Rolando Calles

Reportero de ocasión, si me llama la atención, lo escribo. Recorro esta ciudad de lado a lado denunciando injusticias.

Verónica Hernández
Verónica Hernández

Comunicóloga. Amante de los atardeceres y los gatos.