Imagen Artistas independientes

Te has preguntado cuánto de lo que consumes en internet o las calles, y al que puedes acceder gratis es por artistas que literalmente lo hacen por amor al arte. Muchos de ellos no cobran ni un peso, todo lo contrario, deben poner su propio esfuerzo, tiempo y dinero, y lo peor ¡son muy poco valorados!

¿Qué es un artista independiente?

Lo primero es lo primero, ¿qué es eso de artista independiente? Pues es toda esa gente que anda haciendo lo que le gusta: música, poesía, cuento, teatro, actuación, pintura, fotografía, documentales, películas, escenografía, danza, etcétera, pero que no tienen ningún apoyo económico o respaldo financiero para concretar sus proyectos.

Por ejemplo, escritores sin el respaldo de una editorial o de alguna universidad. ¿Entonces, cómo le hacen? Muchos de estos escritores se autopublican, hacen presentaciones gratis, o incluso pagan para tener un pequeño espacio. Sí, así como lo lees, son personas que son poetas, cuentistas, narradores o novelistas pero que tienen que buscar en dónde publicar por sus propios medios. Algunos escritores también dan cursos de creación literaria a mejores precios que en las escuelas privadas.

Imagen Organillero (Artistas independientes)

También están los músicos sin agentes o disquera, los que se suben a los camiones o tocan en las calles, y los hay de todo tipo de género. Sí, el Mariachi que ves en los parques que te pregunta: “¿cuál le cantamos güerita?” Los rockeros de tus amigos que andan haciendo talacha donde se pueda. Los salseros de tu colonia que se alquilan para amenizar tus fiestas.

Las personas que vienen de los pueblos indígenas que van tocando por las calles, también son músicos independientes. Los organilleros de los centros históricos, las bandas en los restaurantes, los poperos que intervienen en los espacios públicos, todos ellos son músicos independientes y, también deben pagar por tener su disco.

Los que hacen teatro, los que hacen la escenografía, los actores, directores, los que trabajan en las calles o en algún lugarcito, sí, son independientes. Muchos de ellos deben hacer su propio vestuario, conseguir la música, comprar los materiales. Los cineastas que deben poner de sus bolsillos para poder realizar un cortometraje o una producción, tampoco se quedan atrás. Los escultores y pintores que intentan ser visualizados y que ningún museo o galería los quiere dejar exponer porque no tienen “renombre”, también son artistas independientes, pero ¿cómo van a tener renombre si no los dejan exponer?

Hay un montón de banda que sin tener los recursos económicos ni los contactos culturales está haciendo arte, y son quienes sostienen la cultura nacional, porque los que ganan dinero, los que tienen una editorial, una disquera, un apoyo gubernamental o un mecenas son muy contados, ellos son los que tienen el renombre, dado que pueden ser invitados a los museos, por las universidades, el gobierno, la televisión o la radio que tiene grandes audiencias, los demás… pues se amuelan.

¿Qué sería la cultura independiente?

Tanta gente haciendo cosas de manera independiente, era lógico que en un punto se reunieran para hacer cosas juntos, así es como muchas películas, libros, revistas, museos, galerías, librerías, ferias culturales, bibliotecas, todas ellas independientes, se sostienen de artistas y agentes culturales independientes.

Imagen Poeta (Artistas independientes)

Hay también mucha banda haciendo divulgación cultural: los cuentacuentos, los que hacen ferias de libros o las librerías independientes. Incluso hay lugares que prestan sus espacios para la presentación de libros, para cursos de artistas y escritores, para la proyección de películas, o la representación de alguna obra de teatro sin cobrar un centavo. A esta gente ¡gracias! Esperemos que haya más gente como ustedes.

Los colectivos o grupos independientes se apoyan de sus propios recursos y juntan sus talentos. Así, por ejemplo, para poner una puesta en escena, se junta el escritor que no cobra por su obra, un director que apoya en la realización, los actores que en ocasiones deben de sacar del closet de su familia los atuendos, los escenógrafos que andan pidiendo una mesa o que les regalen pinturas, los amigos músicos que se rifan o ya de plano una grabadora.

Hay también grupos que ponen de sus bolsillos para sacar un proyecto. Las revistas independientes que deben pagar espacios digitales para poder publicar a un puñado de escritores y artistas, pero también en conjunto se sostienen del talento de todos, los editores, ilustradores, fotógrafos, poetas, cuentistas, articulistas, etcétera.

Las galerías y museos independientes junto con los artistas ponen sus recursos, y si el pintor llega a vender una obra, le da un pequeño porcentaje a los organizadores. Así hay de todo tipo de colaboraciones, pues en ocasiones estos espacios deben pagar rentas y servicios.

Mucha de esta gente, aparte de dedicarse a la cultura, tienen sus propios empleos, porque la cultura no da para comer, pues como ya te dijimos, en ocasiones deben poner de su cartera, por eso siempre andan pobres. Y no, no se trata de andar buscando recursos, como mucha gente los acusa, de que le busquen la manera de sacar dinero, porque no es tan simple, pues mucho del público tampoco tiene para ir a una librería para comprar un libro de 300 pesos, o una entrada de teatro a 500 pesos (y esos los más baratos).  

Muchos consumidores son igual de pobres que los artistas, y los programas con apoyo económico son pocos (una docena) para los miles de artistas.

Los artistas independientes base de la cultura nacional

La trampa está en que mucha gente piensa que las personas que se dedican a la cultura independiente se enriquecen de algún modo, cuando no es así. Las mafias literarias, artísticas y cineastas son quienes se quedan con los recursos económicos, los que pueden obtener “apoyos” del gobierno, mientras que el resto sólo sueña con un pequeño trozo del pastel.

Imagen Cultura (Artistas independientes)

Todos los colectivos y grupos de artistas independientes deben poner sus propios recursos, deben buscar espacios, en ocasiones los dan los mismos lugares que también intentan luchar contra los grandes monopolios: un restaurantito, un café, un museo independiente o una galería local.

Muchas veces para obtener un apoyo de los programas gubernamentales te piden que tengas años de experiencia, por lo que ya debes tener un camino muy andado, así también muchos escritores, músicos, pintores, fotógrafos y demás artistas que no son parte de alguna mafia o incluso de algún colectivo, sino que trabajan individualmente deben apoyarse de las revistas o editoriales independientes, galerías independientes, librerías o bibliotecas independientes para obtener esa experiencia.

Muchos artistas como colectivos llegan a tener renombre, pero les resulta difícil mantenerse. Hay gente con gran talento sólo falta apoyarlo. A toda esta gente le debemos gran parte de la producción artística del país y no a las mafias culturales, pues son ellos quienes ponen a nuestra disposición los vídeos en YouTube, a muchos escritores por medio de las revistas y editoriales independientes, o a los artistas en galerías y museos.

Así que ya lo sabes, si tienes un amigo pintor, escritor o músico, o conoces un grupo que hace su revista, su editorial, su galería o librería, no dudes en comprarles algo, que detrás de su arte hay todo un esfuerzo por intentar sobresalir e ir en contra de las mafias culturales.  

*Si deseas conocer algunos artistas independientes que han obtenido ayuda, puedes ir a la página del gobierno: Secretaría de Cultura.

Caro Torres
Caro Torres

Reportera y comunicóloga, escribe sobre arte y literatura, principalmente, y de temas de interés, además ayuda a rescatar perritos y gatitos en sus ratos libres.